EL VINO A LIBERTAR A LOS CAUTIVOS PDF

Nos apena un poco con varias de estas personas, ya que llegan muy emocionadas a compartirnos el libro, diciendo que nos puede servir mucho, porque estamos tratando de ayudar a que la gente salga del ocultismo y la nueva era. No se necesita haber llegado a participar en una misa negra para que algo se considere paganismo y te aleje de Dios. No existe tal cosa. Esto no es posible.

Author:Kajizil Gugal
Country:Norway
Language:English (Spanish)
Genre:Relationship
Published (Last):18 June 2010
Pages:197
PDF File Size:18.58 Mb
ePub File Size:3.46 Mb
ISBN:639-4-42176-437-2
Downloads:43484
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Maulabar



Contenido Captulo 1 Aparece Rebecca Este puede ser uno de los libros ms difciles que hayas Ledo jams. Padre celestial, te pido que escudes y protejas al que lea este libro y le des un claro entendimiento de lo que has querido que digamos. Te lo pido y agradezco en el nombre de Jesucristo nuestro Seor. El propsito de este libro es mostrar las muchas maneras en que Satans y sus demonios estn activos en el mundo de hoy, y cmo usted puede luchar eficazmente contra ellos, y cmo puede librarse de los lazos de Satans.

Satans har cualquier cosa para impedir que usted lea esto. Le afligir con avasallador insomnio, confusin, interrupciones constantes y muchas otras cosas. El se valdr del miedo para no dejarle leer este libro. Rechace el miedo directa y audiblemente en el nombre de Jesucristo para vencerlo.

Ore y pida proteccin si va a leer y tratar de entender lo que este libro contiene. Mi ms profundo agradecimiento primero al Seor, y despus a Elaine. No hubiera sido posible escribir este libro sin la informacin que me dio ella, y la fortaleza, direccin y aliento que me imparti el Seor. Los nombres han sido cambiados para proteger a las personas mencionadas aqu.

Oramos fervientemente que el Seor Jesucristo le bendiga ricamente con salvacin y comprensin de las pginas que leer. Y fuere dado el libro del profeta Isaas, y como abri el libro, hall el lugar donde estaba escrito: El Espritu del Seor es sobre m, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres: Me ha enviado para sanar a los quebrantados de corazn; para pregonar a los cautivos libertad, y a los ciegos vista; para poner en libertad a los quebrantados: Para predicar el ao agradable del Seor.

Y enrollando el libro, lo dio al ministro, y sentse: y los ojos de todos en la sinagoga estaban fijos en l. Era como una oscuridad flotante, o algo que no poda definir, pero que estaba all. Saba que era algo que no haba experimentado antes. Rebecca es doctora. Llegaba al Memorial Hospital para comenzar su entrenamiento en medicina interna. Haba terminado en la Escuela de Medicina el mes anterior y por primera vez en sus treinta aos de vida haba salido de su casa. No poda imaginarse que las tragedias que presenciara en aquel hospital la cambiaran a ella y el curso de su vida.

Aquella oscuridad que perciba su espritu pareca acecharla En cualquier momento atacara, y lanzara a Rebecca a una serie de acontecimientos que probaran hasta lo sumo su consagracin a su Seor y Salvador Jesucristo. La primera prueba lleg pronto. Llevaba ya unos dos meses en el hospital cuando una noche como a las 2 A. Rebecca se estremeci de horror al ver aquel cuerpo magullado y mutilado. A pesar de que tena seis aos de experiencia como enfermera de primera en salones de emergencia en grandes hospitales del centro de la ciudad, nunca haba visto nada igual.

Mientras trabajaba desesperadamente junto con el personal de emergencia para salvar la vida del paciente, su mente volaba. Cmo era posible? Quin haba sido capaz de hacer algo semejante? A todas luces se vea que haba sido torturado. Tena el cuerpo parcialmente despellejado, mltiples quemaduras, pualadas, azotes y, lo peor de todo, punzadas de clavos que le atravesaban la palma de las manos.

Estaba inconsciente y en una profunda conmocin. No tenan mucho que contar excepto que se trataba de un caso de secuestro. Al hallar el cuerpo pensaron que estaba muerto. No quisieron decir ms sobre el caso y se marcharon rpidamente refunfuando algo sobre el informe que tendran que presentar.

Los dems de Emergencia continuaron en sus labores como si nada hubiera sucedido. A nadie le pareca sorprender ni molestar la condicin del paciente. De nuevo Rebecca sinti la avasalladora sensacin de oscuridad que ya haba percibido antes. Se senta muy intrigada y preocupada, pero no tard en dejarse llevar de nuevo por la presin del trabajo. Nada de lo que haba vivido hasta ese momento poda haberle sugerido siquiera la conmocin que le producira el testimonio de aquel hombre, que no era otra cosa que un joven pastor.

Tampoco saba que el siguiente golpe lo recibira uno de los pacientes a quien ella ms apreciaba. Pero antes de seguir, veamos cmo el Seor haba preparado a Rebecca para todo lo que tendra que enfrentar.

Haba tenido el gran privilegio y bendicin de nacer en el hogar de unos fieles cristianos que oraban a diario por ella. Haba aceptado a Jess como Salvador a muy temprana edad, pero no saba nada de lo que era caminar con El.

Se haba criado en un estricto y estrecho grupo religioso que no le haba permitido entablar amistad ni interactuar con personas de fuera del mismo. Pero, extraamente, siempre se haba sentido rechazada por el grupo hasta el punto que nunca se sinti parte de l. Haba sufrido burlas y escarnio en la escuela y dentro del grupo religioso. Haba crecido con una profunda sensacin de soledad.

Adems haba sido enfermiza, y la niez la haba pasado entre la casa y el hospital. Luego, al crecer, se descubri que tena una enfermedad neuromuscular incurable y progresiva. Sus amantes padres le haban proporcionado estabilidad en la vida y sus oraciones la rodeaban y protegan, obviamente evitando que entrara 8 en ese mundo de lo oculto que atrapa a tantos jvenes con antecedentes similares.

Durante el primer ao en la Escuela de Medicina por fin lleg a entregarle al Seor todos los aspectos de su vida, y situ a Jess no solo como su Salvador sino como el amo de su vida. Los cuatro aos en la Universidad fueron duros no solo por la enfermedad neuromuscular sino tambin por la falta de dinero.

Durante aquel tiempo Rebecca aprendi a confiar en el Seor, a caminar con l da a da, a escucharle en lo profundo del alma, a seguir sus directrices, a recibir su sustento cotidiano. Antes de estudiar para mdico haba sido enfermera registrada durante siete aos. Pero como resultado de la poderosa obra de Dios en su vida y de una cadena de milagros, haba dejado la enfermera para volver a la escuela y estudiar para mdico.

Cuando entr en el Memorial Hospital no saba absolutamente nada de satanismo ni saba de la existencia de Elaine, una poderosa bruja que viva cerca de all.

Jams pens que su caminar con Cristo en aquel hospital iba a causar tanta conmocin en el mundo espiritual que las fuerzas de las tinieblas llegaran a encolerizarse de tal manera que buscaran su muerte. En efecto, se vio envuelta en una lucha titnica cuando Elaine, una de las principales brujas de Estados Unidos, a la cabeza de otras brujas armadas de todo el poder y las habilidades de la brujera, trataron de matarla.

El ao de internado es el primer ao de entrenamiento que recibe un mdico que acaba de graduarse. Es con mucho el ao de ms intenso trabajo, y el ms aterrador. Para Rebecca en el Memorial no fue diferente que para los dems, excepto que estaba constantemente consciente de que haba algo extrao pero indefinible en cuanto a aquel hospital. Nadie pareca notarlo, ni siquiera sus colegas cristianos. Desde el principio hall una asfixiante atmsfera de odio, murmuracin y lucha en el departamento y, sin duda, en todo el hospital.

Era un ambiente de extrema frialdad. Esto, adems de las 9 enormes presiones fsicas y emocionales del ao, lo us el Seor para que ella se acercara mucho ms a El. Desde el principio not una inusitada resistencia al evangelio. Cada vez que hablaba de Cristo se negaban redondamente a escuchar.

Es ms, en sus primeros seis meses en el hospital, la administracin mand a retirar las Biblias que los Gedeones haban colocado en los cuartos de enfermos y coloc un aviso en cada estacin de enfermera en el que adverta que cualquier empleado que fuera sorprendido evangelizando a los pacientes sera despedido en el acto.

Y a cualquier pastor que fuera al hospital se le impeda visitar a quienes no fueran miembros de su iglesia; si las enfermeras lo sorprendan evangelizando a otros pacientes tenan la obligacin de ordenar que los guardias lo sacaran del hospital y no lo dejaran entrar ms.

No se permita servicio de capellana, lo cual es inusitado. Era como si se estuviera haciendo un esfuerzo por impedir cualquier mencin de cristianismo dentro del edificio del hospital. A Rebecca la asignaron primero a la Unidad de Cuidado Intensivo.

De inmediato se vio envuelta en un remolino de actividad. Trabajaba hasta horas a la semana. Dado ese horario tan agotador, atribua al cansancio el constante empeoramiento de sus condiciones fsicas. Entonces el Seor empez a poner en su corazn que deba ir al hospital una hora antes todas las maanas para pasarla en oracin por aquella institucin y aquella ciudad, para que el evangelio fuera proclamado y produjera fruto.

Al empezar a obedecer y orar todas las maanas antes del trabajo, repetidas veces se vio obligada Elian por el Espritu Santo a orar que el Seor frenara el poder de las tinieblas en aquel lugar. A menudo se encontraba citando Nmeros donde Moiss dijo: Levntate, Jehov, y sean disipados tus enemigos, y huyan de tu presencia los que te aborrecen".

A medida que el Seor iba aumentando la carga que senta por las almas de aquel lugar empez a orar diariamente que el Seor le permitiera ponerse en la brecha del hospital y de la ciudad como en Ezequiel "y busqu de ellos hombre que hiciese vallado y que se pusiese al portillo delante de m por la tierra, para que yo no la destruyese; y no lo hall.

Por tanto derram sobre ellos mi ira; con el fuego de mi ira los consum: torn el camino de ellos sobre su cabeza, dice el Seor Jehov. Rebecca no estaba segura de lo que aquello de ponerse en la brecha o al portillo significaba, pero le peda al Seor que la usara.

Durante sus primeros meses en el Memorial, Dios le ense una valiosa leccin de dependencia total en El para su trabajo mdico. En una ocasin, ya tarde en la noche, un paciente ingres en la Unidad de Cuidado Coronario con un agudo dolor en el pecho, presin alta y posible ataque al corazn.

Rebecca deba examinar y cuidar al paciente aquella noche. Este le dio una lista de las medicinas que estaba tomando, entre las que haba una que era particularmente buena para bajar la presin arterial y simultneamente disminuir el trabajo del corazn.

Sin vacilar le dijo que estaba tomando cierta dosis y Rebecca lo crey. Entonces le dio la misma dosis para bajarle la presin y aliviar el trabajo del corazn con la esperanza de prevenir un ataque. Lo que no saba ella era que aquella dosis era muy peligrosa a menos que el paciente hubiera llegado gradualmente a acostumbrarse a ella. Una hora ms tarde, las enfermeras la llamaron para decirle que la presin del paciente haba descendido mucho, que estaba en shock y que al parecer iba a morir.

Rebecca llam a su superior, le explic la situacin y le pregunt qu poda hacer para contrarrestar los efectos 11 de la medicina que le haba dado. Su jefe, con toda frialdad, le dijo que haba cometido un error estpido y que no haba nada que pudiera hacerse, excepto esperar a ver si el paciente viva o mora.

No haba medicina que contrarrestara el efecto de la que le haba dado. Y aadi que l mismo haba cometido un error semejante como interno y que el paciente haba sufrido serios daos en el corazn como resultado del shock y que casi haba muerto. Muchos pensamientos se arremolinaban locamente en la cabeza de Rebecca mientras caminaba a solas por los oscuros pasillos de la Unidad de Cuidado Coronario UCC para ir a ver al paciente.

Senta remordimientos, temor y autorreproche. Un sudor fro le recorra la espalda al pensar que con toda probabilidad haba matado a una persona.

GUERRAS SUCIAS JEREMY SCAHILL PDF

Jesucristo vino a traer libertad a los cautivos

.

58 LANGKAH APN TERBARU PDF

EL VINO A LIBERTAR A LOS CAUTIVOS PDF

.

HAZRAT ESSA HISTORY IN PDF

Nuestra opiniĆ³n sobre Rebecca Brown y su libro : El vino a dar libertad a los cautivos

.

Related Articles