BUSTOS DOMECQ SEIS PROBLEMAS PARA DON ISIDRO PARODI PDF

Shelves: postmodernism , reviews I cant help smiling just picturing the two lords of literary misrule, Borges and Casares, writing together. Imagining them bursting into laughter every time they found another trick to bold a situation, a character, a figure of speech until it is reduced to mere caricature. Or looking for another model to parody, brainstorming for another idea to develop. Seeking the pure pleasure of ludic not only in content, but also in form.

Author:Taur Voodoolkree
Country:Mauritania
Language:English (Spanish)
Genre:Environment
Published (Last):28 February 2009
Pages:255
PDF File Size:12.57 Mb
ePub File Size:7.65 Mb
ISBN:530-3-33949-982-7
Downloads:49496
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Bak



Bustos Domecq It shall be! Revealment of myself! Toda protesta es vana. Me arriesgo, sin embargo, a confesar que no soy un esclavo de la moda: noche tras noche, en la soledad central de mi dormitorio, postergo al ingenioso Sherlock Holmes y me engolfo en las aventuras inmarcesibles del vagabundo Ulises, hijo de Laertes, de la simiente de Zeus Bustos Domecq, en la intimidad.

Nota de H. En sus cuentos no hay planos que olvidar ni horarios que confundir. Examinemos ponderadamente el volumen. Seis relatos lo integran. Pero no todas han de ser flores. Sin evadirse de su gabinete nocturno del Faubourg St. Pero creo advertir una velada impaciencia en el rostro de mi lector. Hoy por hoy, los prestigios de la aventura priman sobre el pensativo coloquio. En la esquina estaba el desconocido. Esos ojos, ahora, miraban al joven Molinari. Lento y eficaz, el viejo Parodi cebaba un mate en un jarrito celeste.

Don Isidro, he matado a un hombre. Sin embargo, esos reaccionarios, con sus anticuados prejuicios, siguieron el trabajo de zapa y no trepido en afirmar que, indirectamente, ellos tienen la culpa de todo. Fuimos por el camino de ladrillos que rodea la casa, y entramos por los fondos. Pero ese archivo no lo conozco. Yo siempre digo que un recinto sin una ventana como la gente, a la larga resulta insalubre.

Yo estaba muy atento a las figuras y todo lo que quiera, pero no soy tan sonso. No le quitaba el ojo a esa puerta. No encontraba ni la puerta ni las paredes. En el trayecto no dijimos ni una sola palabra. Yo estaba ocupado con las figuras. Yo nunca niego la evidencia.

Tal vez la de los cuatro maestros Yo estaba enfermo de cansancio esa madrugada. Pero no te voy a negar una manito. Vamos a empezar en seguida. Te digo que cambies el orden, que digas de cualquier modo las figuras. Usted no me ha entendido, don Isidro, eso no se puede No te hagas mala sangre. Le dijo: —Amiguito, usted que es brujo, le va a dar a este pobre anciano el cuatro de copas.

No tengas miedo; es la primera carta que vas a agarrar. Ahora me vas a dar la sota de espadas. Molinari le dio una carta. Eran el rey de copas, el siete de bastos, la sota de espadas y el cuatro de copas. Esto les pasa a los que se meten con extranjeros. Vos mismo me dijiste que los drusos son una gente muy cerrada. Cuando volviste con el viejo, los dos se rieron de verte caminando como un cieguito.

Cebaba, lento y eficaz, un mate en un jarrito celeste. Es el asunto ese del brillante. El muchacho es habilidoso con la pluma, pero tanta literatura y tanto retrato acaban por marear. La claridad es privilegio de los latinos.

Laissez faire, laissez passer. En todas partes he estrujado el jugoso racimo de la vida Retomo el hilo de mi relato. Ahora, enriquecido de romances y de villancicos, regresaba al Bancalari natal. Ese pobre Goliadkin tuvo que sentarse junto a la baronne; del otro lado de la misma mesa, nos sentamos el padre Brown y yo. Yo, sin embargo, lo miraba con cierta envidia. Se fue, sin dirigirle una sola palabra. El silencio total y la oscuridad fueron el fruto de mi examen.

Por supuesto, llevaba mal su nueva costumbre. Estaba descentrado, nervioso. Imposible dudar. Goliadkin sin duda emocionado por la noble franqueza de mis palabras , tampoco pudo dormir. Naturalmente, las esperanzas de Goliadkin recibieron un rudo golpe. Extrae uno de los estuches y lo pone sobre la mesa. Me propone jugar los trescientos pesos perdidos contra el diamante.

Doy las cartas; tengo en la mano un poker de ases; mostramos el juego; el diamante de la princesa Fiodorovna pasa a mi poder. Era prodigioso mi cansancio. Loco bullicio madruguero de pajarillos. Era el subcomisario Grondona. Todos me acusaron, hasta la baronne, sin duda por despecho.

A la semana. Muy pronto. Ese respeto lo honra. Sin embargo, era evidente la farsa. Era demasiado surtido el grupo. Dejo constancia. No hay misterio. Juego a cartas vistas. A pesar de las imposturas de la calumnia, no ha habido comercio carnal. En efecto, ahora cultiva el ensayo en prosa.

En tales circunstancias estoy feliz, como el submarino en el agua. Hubiera sido peligroso perder ese metal del subconsciente.

Bref: gran carnada para editores piratas y trasandinos. Confieso mi embonpoint. Lo recuerda demasiado, inter nos. Comprendo su alarma. Usted debiera resolverse a examinar de cerca esa maravilla.

Como usted acaba de comprobar, no he vacilado ante el remedio heroico. Su dignidad no ha sufrido, pero su tabaco abisinio es abominable. Pero mi motor es muy otro. Sin el amor, la caridad es imposible. Como dijo Carlos Anglada en su llamado a las Juventudes Agrarias: Para inteligir el tractor, es menester amar el tractor; para inteligir a Carlos Anglada, es menester amar a Carlos Anglada. El 24 llegamos a la estancia.

EUROLIVE B115D PDF

Honorio Bustos Domecq

.

DIZIONARIO DI GLOTTODIDATTICA PDF

Six Problems for Don Isidro Parodi

.

Related Articles